lunes, 18 de junio de 2012

DEFINICION DE ENFERMERIA DESDE MARIA MERCEDES DURAN DE VILLALOBOS PhD EN CIENCIAS DE LA ENFERMERIA


Visiones del mundo de la enfermería
maria mercedes duran
de villalobos
Dra en ciencias
de la enfermeria
El acuerdo metaparadigmático de neutralidad se rompe a medida que las teóricas, con sus filosofías personales, imprimen en sus planteamientos conceptuales y teóricos sus visiones o interpretaciones de la realidad. Este hecho puede aparecer como una inconsistencia con lo mencionado anteriormente, pero la verdad es que la indagación de la enfermería y las propuestas teóricas (conocimiento de enfermería) se han desarrollado con una orientación hacia tres visiones de la realidad. Estas visiones o paradigmas guían el qué y el cómo se deben comportar los miembros de la disciplina en lo referente a la naturaleza del ser humano y a la meta de la disciplina.
Newman  y Fawcett  coinciden en que estos puntos de vista ontológicos y epistemológicos se pueden agrupar en tres visiones o paradigmas, en su orden: visión particular-determinística o de reacción, visión integrativa- interactiva o de reciprocidad y visión unitaria-transformativa o de simultaneidad.
Estas visiones conducen a diferentes conceptualizaciones de los conceptos del metaparadigma, a distintas definiciones sobre la naturaleza de las relaciones entre los conceptos y a diferentes abordajes para la producción y prueba del conocimiento; es decir, de los fenómenos de la enfermería. De igual forma, los paradigmas reflejan el cambio de enfoque desde lo físico hacia lo social y humanístico. Un ejemplo de estas diferencias en las formas de indagación, según Newman, serian: el conocimiento generado desde la perspectiva particular-determinística incluye comportamientos que caracterizan el cuidado, aspectos físicos y psicológicos de la salud humana y reglas no contextuales relacionadas con comportamientos de cuidado de la salud con resultados observables. Este mismo aspecto, mirado desde la visión integrativa-interactiva, incluye la naturaleza recíproca de las interacciones enfermera-cliente, las respuestas culturalmente determinadas y específicas al cuidado en los procesos vitales que interrumpen aspectos de salud y reglas relacionadas con la influencia que ciertos comportamientos de cuidado tienen sobre determinados grupos de clientes. El conocimiento de la visión unitaria- transformativa es más difícil de caracterizar, pero podría ser la comprensión de la sincronía y mutualidad de los encuentros que trascienden en la relación cliente-enfermera y las limitaciones de tiempo y espacio que presenta esta situación.
Cualquiera de estas propuestas paradigmáticas es apropiada para el desarrollo del conocimiento de la enfermería, y es importante y deseable que se mantengan estas diferencias, ya que cada una de ellas puede dar claridad a fenómenos particulares, dadas ciertas circunstancias y de acuerdo con las consistencias que se requieren para que el conocimiento que se genere o pruebe tenga la suficiente validez y sirva de base para la reconstrucción o creación del nuevo conocimiento.
El marco epistemológico de la enfermería se puede resumir en el gráfico 1, denominado por Fawcett "Jerarquía estructural del conocimiento", que muestra la manera como se derivan los aspectos básicos de la disciplina, a partir de los elementos filosóficos generales, y se llega hasta definir los elementos más empíricos y operativos de la misma. Cada escalón de la jerarquía señala el nivel de abstracción y generalidad del conocimiento, a partir de los conceptos básicos y neutros del metaparadigma ("persona, salud, ambiente y cuidado de enfermería", de acuerdo con Fawcett, o "cuidado de las experiencias o vivencias de la salud de las personas", de acuerdo con Newman (26), y se dice que en la medida que estos reciben la influencia de las visiones de la realidad o filosofía de cada teórico particular, se van tornando en elementos más concretos, matizados y únicos.
Específicamente en la disciplina de enfermería, la respuesta a estas influencias se tradujo en lo que conocemos como los modelos conceptuales de enfermería.
El papel de los modelos conceptuales y su relación con la teoría lo expresa Fawcett de la siguiente manera: el modelo conceptual ofrece una perspectiva profesional, es decir, que la práctica sustentada en un modelo se desarrolla bajo ciertas premisas básicas, que le imprimen características específicas a esa práctica. Y la enfermera/o que se identifica con el modelo acepta que la realidad del cliente y la suya propia se comportan de acuerdo con esos supuestos o guías paradigmáticas filosóficas y teóricas (sistemas, adaptación, desarrollo, interacción simbólica, etc.). Por ejemplo, si un o una profesional acepta las propuestas de adaptación de Roy, su práctica, que está respaldada por el conocimiento pertinente, tendrá como meta buscar la adaptación del ser adaptativo (paciente o cliente), según las condiciones propuestas por Roy. Pero si su preferencia es por el modelo de Orem, su meta buscará generar la capacidad de autocuidado. Si, por el contrario, prefiere a Neuman, su meta profesional buscará reforzar las líneas de defensa, para que los estresores no logren penetrar la línea de la estructura básica del sistema. O sea, que el trabajo se orientará a la prevención de estresores que interfieran con la integridad de esas líneas de defensa. A su vez, si desea imprimir una nota de unitariedad y energía y helicidad a la práctica, optará por Rogers y trabajará promoviendo la salud del cliente y tratando de que este crezca hacia sistemas y procesos de vida más complejos y sincrónicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada